lunes, 5 de agosto de 2013

"Romance de patria y fuego"
Dedicada a María Guadalupe Cuenca
(Letra: Martín Sardella / Música: Ricardo Pereyra)



HISTORIA DE LA CANCION:
Mariano Moreno llegó a la ciudad de Chuquisaca (actual Bolivia) en 1799 recomendado para estudiar Teología y con el deseo de muchos de sus maestros a seguir el camino religioso, aunque finalmente se inclinará por estudiar Leyes. En 1804, durante un paseo por las calles de la ciudad, le llamó la atención el retrato de una muchachita en la vidriera de una tienda. Muy intrigado le preguntó al dueño del negocio si sabía quién era la retratada. Con los datos que obtuvo comenzó la búsqueda hasta finalmente dar con ella: se trataba de María Guadalupe Cuenca, una adolescente de 14 años nacida en Charcas, a quien sus padres la habían destinado a ser monja. El enamoramiento fue mutuo y se casaron a los pocos meses. En 1805 nació Mariano, el único hijo de la pareja. Ese mismo año se instalaron en Buenos Aires. El 25 de mayo 1810 se produjo la Revolución de Mayo, siendo Moreno uno de sus más fervientes protagonistas, aunque unos meses después —por diferencias con Cornelio Saavedra, presidente de la Junta— decidió aceptar una misión diplomática a Londres. Partió el 24 de enero de 1811 junto a Tomás Guido y su hermano Manuel en la fragata Fame. El último día de febrero, después de varios días de sentirse mal, el capitán del buque le suministró una sobredosis de tártaro emético que le produjo la muerte el 4 de marzo. «¡Viva la patria, aunque yo perezca!», fueron sus últimas palabras. Su cuerpo fue arrojado al mar.
Mientras tanto, desde Buenos Aires y sin saber lo que había ocurrido, María Guadalupe le escribió numerosas cartas, relatándole los sucesos que se producían en Buenos Aires en su ausencia y suplicándole que no se olvide de ella y de su hijito; unos meses después las recibió todas juntas, cerradas, con la triste noticia de que su querido esposo había muerto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario